Controle y Revise todos sus gastos.

El día de quincena es el más esperado. En ese momento,
sabemos casi con exactitud en qué vamos a gastarlo. Mientras
no se acabe, pagamos por cualquier cosa que nos parece
atractiva. Hacia los últimos días del mes, nuestra cuenta está
casi en ceros, y sin ninguna posibilidad de que tengamos una
cantidad sobrante. Pareciera que este ciclo se repite una vez
y otra. Por eso pensamos que el dinero no nos alcanza, que
no ganamos lo suficiente para pensar en inversiones. Pero esta
situación de despilfarro es simplemente un mal hábito que
hemos adquirido.
Ahora bien, ¿existe alguna buena razón para cambiar esta
conducta? La respuesta es sencilla: nuestra tranquilidad
financiera. Si comenzáramos a detener los impulsos de correr
a las tiendas cada vez que cobramos, tendríamos una cantidad
que se podría destinar al ahorro.
El problema es que cuando decimos ahorro, imaginamos que
se requiere mucho capital y muchos años para obtener un
beneficio. Sin embargo, nos sorprenderíamos de lo conveniente
que es ahorrar una suma pequeña de dinero durante un par de
años. Quizás nos permitiría pagar el enganche de nuestro coche
o pagar un viaje.
Visto de esta manera, resulta menos agobiante dejar de
consumir productos de manera desenfrenada. Ya que al cabo de
un tiempo, la recompensa es mucho más grande y placentera.
Controlar los gastos significa comprar de manera consciente y
planeada, respetando un margen para otras cosas importantes
como el ahorro.
Con el paso del tiempo, los gastos parecen ser más y más
necesarios. Por eso conviene vigilar nuestros egresos desde
la edad más temprana posible. Así aprenderemos también el
hábito del ahorro y de la planeación de nuestras finanzas.

Si quieres saber mas acerca de tu control de gastos da click aquí (LIBRO PIENSA COMO MILLONARIO)