La ley de causa y efecto es una ley de la vida que muchas personas no tomamos en cuenta, y que es realmente la más importante para poder lograr buenos resultados en todos los aspectos de nuestra vida.
¿Cómo funciona la ley de causa y efecto?
La ley de causa y efecto es conocida también como ley de consecuencia, retribución o compensación. La ley de causa y efecto es una ley que funciona perfectamente en todos los planos y realiza todo lo que sembramos, tanto en pensamiento como en palabras y acciones. Esto quiere decir que todo lo que hacemos pone en movimiento una causa y ésta trae una consecuencia, positiva o negativa, que dependerá de la causa puesta en movimiento. No existe el azar la buena suerte o la
mala suerte, sino que sólo son resultados lógicos. Por ejemplo, si siembras una semilla de limón, por consecuencia vas a obtener un árbol de limones, siempre y cuando lo siembres en tierra fértil, lo fertilices, lo riegues con agua, le des todas las herramientas para que esa semilla se desarrolle, la naturaleza a nuestro alrededor es un claro ejemplo de esta ley.

Todos tenemos responsabilidades que cumplir, que no debemos evadir. Si las evadimos tendremos que hacer las correcciones pertinentes y mientras más las evadamos, más difícil y penosa será la corrección que debamos hacer, pues las consecuencias son ineludibles. Aún los actos aparentemente “insignificantes” pueden afectar a docenas, a cientos de personas. De esas consecuencias seremos directamente responsables. La propia ley exigirá su pago, que no es otra cosa que el proceso de aprender a obrar bien. Como somos aún seres que evolucionando e imperfectos, estamos expuestos a cometer errores.

Un error cometido honradamente, con sincera intención de ser constructivo, tendrá por supuesto que ser corregido, pero la corrección será más severa si intentamos evadir nuestras responsabilidades o hacemos deliberadamente aquello que sabemos que está mal hecho sólo por satisfacer nuestros deseos
personales. Para ejemplificar sencillamente la mecánica de la ley de causa y efecto, podemos decir que si solemos tener sentimientos negativos como la envidia, la codicia, o el rencor y solemos pensar negativamente con respecto a nuestras vidas y la de las demás personas, los resultados serán entonces negativos. Y, si por el contrario, pensamos positivamente y luchamos para que cada día seamos mejores, entonces así lograremos resultados positivos.

Si cambias la calidad de tu pensamiento, cambiarás la calidad de tu vida. El cambio de tu experiencia exterior traerá consigo el cambio de tu experiencia interior. Recogerás lo que has sembrado, ya sea negativo o positivo. Ahora mismo lo estás haciendo.
Todo lo que eres o llegues a ser será el resultado de tu modo de pensar y de tu actitud. Tengamos en cuenta que el pensamiento es el arma más importante para lograr nuestros objetivos. Si deseamos a los demás buenas cosas, entonces estamos al mismo tiempo deseándonos buenas cosas para nosotros mismos

si quieres conocer mas a detalle la ley de causa y efecto da click aquí (LIBRO PIENSA COMO MILLONARIO)